Zenaide Guerra, DSM JK São Paulo (SP) – Consejos de seguridad

A veces, en una actividad que hacemos todos los días y ni siquiera imaginamos que pueda haber un riesgo – ahí es donde ocurre un accidente. Además de estar siempre atento, conocer las buenas prácticas y los consejos de seguridad pueden ayudar. El relato de Zenaide es una de esas lecciones valiosas para que evites un accidente en tu hogar con la puerta de vidrio de la ducha.

Traducción:

Hola a todos, mi nombre es Zenaide Guerra, soy Directora Corporativa de DSM en América Latina. Me gustaría compartir con ustedes mi historia, porque pienso que soy una atención y lección para muchos.

Una noche al llegar a casa, fui a bañarme – algo que hago regularmente y que todos nosotros hacemos día a día. Eran 10 horas de la noche y no sé si usé un poco más de fuerza en las manos en el momento de cerrar la puerta de la ducha, pero el vidrio se quebró, cayendo en pedazos por todos lados… No había ningún lugar para pisar y salir con seguridad de la ducha. Con mucha suerte, solo me corté las manos. Me asusté mucho, principalmente porque estaba sola en casa, entonces imaginen la situación: no tener ropa para protegerse de esos fragmentos cortantes. Entonces, dejo lo aprendido y el consejo para ustedes: al instalar una ducha en casa, coloque siempre el vidrio templado, laminado y de espesura bien gruesa, con película para proteger de algunos choques. ¡Es muy importante! El vidriero que estuvo en mi casa para arreglar la ducha, comentó que es muy común ese tipo de accidentes domésticos y que ¡puede ser mucho más serio! Entonces, cuídense y les dejo el consejo de mi enseñanza… yo no tengo idea de cómo esto ocurrió, pero fue realmente un susto para mí. ¡Un abrazo!

Join the discussion